Nada perjudica y deteriora tus actividades productivas como los malos hábitos. Son engañosos y se arrastran lentamente hacia ti hasta que ni siquiera te das cuenta del mal que te hacen.

Los malos hábitos te frenan, disminuyen tu creatividad, te vuelven menos productivo y ahogan tu desempeño. Tomar el control de tus malos hábitos es importante. No solo para ser más productivo, sino para mejorar tu vida en muchos aspectos.

Algunos malos hábitos causan más dificultad y obstáculo que otros, pero los que encontrarás aquí son los peores. Son terribles y debes evitar al máximo caer en ellos.

Cambia esos malos hábitos que nunca pensaste que tenías.

1. Uno de los malos hábitos de navegar mucho por Internet.

los peores hábitos con el Internet

Un computador puede ser tu mejor herramienta productiva o ser el peor elemento distractor que puedas tener. Cuando lo enciendes debes estar seguro y concentrado en lo que vas a hacer.

Debes evitar al máximo las distracciones que genera el Internet. Para esto es recomendable que desactives todas las notificaciones que tienes en tu computador y celular.

Cuando te distraes, te demoras 15 minutos en volver a retomar el trabajo y concentrarte nuevamente. Luego de ese tiempo, alcanzas el nivel productivo necesario para hacer las cosas.

Por eso no debes dejarte sacar de ese nivel productivo haciendo clic por fuera de tu trabajo. Tienes que aguantar las ganas de ver Facebook, leer las noticias y chismosear otras cosas.

Debes enfocarte en evitar caer en estos malos hábitos, que no hacen más que quitarte la mayor parte de tu tiempo productivo.

2. Deja de ser perfeccionista.

Seguro alguna vez has escuchado la frase “perfecto solo es Dios”. En lo personal estoy ciento por ciento de acuerdo con esto.

Pero dejar de ser perfeccionista no significa que vas a dejar de hacer las cosas con calidad. Por el contrario, todas las buenas ideas debes desarrollarlas de la mejor forma posible si quieres llegar lejos con ellas.

Querer ser perfeccionista te puede llevar a un estado de ‘parálisis por análisis’, lo que te produce un bloqueo mental que no te deja hacer nada.

Esto también produce miedo por saber que nuestras ideas no son perfectas y lo que producimos podría no ser bueno.

Para evitar caer en esto, debes actuar siempre sabiendo que en el camino puedes ir mejorando las cosa. Las ideas necesitan tiempo y trabajo para desarrollarse.

3. Los malos hábitos de las reuniones improductivas.

malos hábitos con reuniones improductivas

Las famosa ‘reunionitis’. Esta es la enfermedad que sufren la mayoría de las organizaciones burocráticas. Donde todo es una reunión y al final le restan empoderamiento a sus trabajadores.

Por favor, si eres emprendedor o empresario no caigas en estos malos hábitos. Las reuniones acaban con el tiempo productivo de tu equipo.

Es por eso que las personas productivas evitan las reuniones al máximo y más aún, cuando ven que no tiene sentido hacerlas.

Por lo tanto, debes tener los buenos hábitos de organizar la reunión con un tiempo límite establecido y con los puntos a trabajar.

4. Responder a los correos electrónicos tan pronto llegan.

No puedes permitir que tu correo electrónico interrumpa constantemente tu productividad. Esto es uno de los malos hábitos más frecuentes en las personas.

Por más urgente que sean los correos que recibes, debes establecer un horario para responderlos. Toma un tiempo prudente en la mañana y otro en la tarde para responder.

No dejes que los correos te han perder el foco de las actividades planeas para el día. Por lo tanto, debes aprovechar las herramientas que estos traen para gestionarlos mejor.

Puedes programar AutoResponder para avisar que pronto darás respuesta. También, categoriza tus correos para identificar el nivel de importancia al momento de responder.

5. Uno de los peores: Tocar el botón de repetición de la alarma.

Si tu alarma suena, levántate. Olvídate de esa popular frase de ‘5 minuticos más’ porque es lo peor que puedes hacer.

Mientras duermes, tu cerebro trabaja por ciclos para descansar hasta llegar al último cuando te prepara para despertarte a la hora que normalmente lo haces. Por eso es que a veces te despiertas justo antes de que suene tu alarma.

Cuando tomas esos 5 minutos más, te despiertas más tarde, te sientes cansado y embobado. Esto se convierte en el inicio de un día terrible, donde no tienes la energía para hacer las cosas.

Por lo tanto, este es uno de los malos hábitos que debes eliminar o evitar al máximo, porque te afecta completamente para el resto del día.

Malos hábitos de vida que debes evitar a toda costa.

6. Olvídate de hacer varias cosas a la vez.

malos hábitos con la multitarea

La multitarea es una verdadera asesino de la productividad. Muchos expertos han confirmado que hacer una sola cosa a la vez es más productivo que intentar hacer varias.

Cuando intentas hacer dos o más cosas a la vez, pierdes la capacidad para realizar ambas tareas con éxito. Así no podrás desempeñarte bien en tus actividades productivas.

Pero, ¿qué pasa si algunas personas dicen tener un don para la multitarea?

Los expertos dicen que estos tienen un rendimiento muy por debajo de las personas que se concentran en una cosa a la vez. Esto se debe a que no logran enfocarse y asimismo, no pueden tener la concentración necesaria para ser eficientes.

7. Nunca pospongas las tareas difíciles.

La mañana es la mejor hora para hace cualquier tarea que te implica un esfuerzo físico o mental. Este es el momento donde estas más enérgico y tienes toda la creatividad a tu disposición.

Entonces, cuando pospones tareas difíciles para otras horas diferente a la mañana, las estas dejando para el peor momento.

Por miedo a enfrentarlas en la mañana, las estás llevando a la hora que estás más cansado por el trajín del día.

Más que malos hábitos, no puedes dejar que la procrastinación se convierta en un vicio para tu vida. Aprovecha tu máxima energía del día para que hagas muy bien esas tareas difíciles.

8. La cama es para dormir y para..

Cualquier otra cosa que no sea estar con tu computador trabajando. Pero este es uno de los malos hábitos más graves que tienen las personas. Pero la mayoría de la gente ni siquiera se da cuenta del daño que causa a su vida.

La luz azul que producen los aparatos electrónicos impactan en tu estado de ánimo y el sueño. En la mañana, el sol tiene altas concentraciones de esta luz. Esto hace que los niveles de melatonina bajen y estés más despierto

Pero en la tarde y noche cuando se oculta el sol, tu cuerpo empieza a producir melatonina para conciliar el sueño.

Esto quiere decir que en la noche, tu cuerpo no quiere tener exposición a la luz azul que producen los aparatos electrónicos. Por lo tanto, debes desconectarte de todos y concentrarte para dormir.

Debes leer: 20 Buenos hábitos diarios practicados por personas altamente exitosas.

Trucos simples que te harán más productivo.

Cuando te habla de productividad solo piensas en qué hacer para que el día rinda y poder hacer todas las cosas.

En consecuencia, la eficiencia con la que usas tu tiempo es tan importante como las más difíciles decisiones en tu negocio.

Algunas personas parecen tener el doble de tiempo, pero ellos no hacen más que trabajar inteligentemente. Para ser productivo no necesitas trabajar más horas, ni sobre esforzarte más que los demás.

Por esa razón, aquí te vamos a dejar cuatro trucos fáciles de implementar para aumentar tu productividad y de esta forma, ir eliminando paulatinamente tus malos hábitos.

9. Nunca toques las cosas dos veces.

no toques las cosas dos veces

¡Nunca toque las cosas dos veces! Jamás coloques algo en lista de espera, porque tocar las cosas dos veces es perder el tiempo.

No guardes ni postergues un correo electrónico o una llamada telefónica para contestar más tarde. Tan pronto como algo llame tu atención, debes actuar sobre él, delegarlo o eliminarlo.

10. Trágate ese sapo.

No toda la vida es sabor a postre. De vez en cuando vas a tener que comerte algunos sapos. “Comer una sapo” es la parte menos apetitosa y las más temida en tu lista de tareas.

Esto quiere decir que nadie quiere enfrentarse a trabajos que no provocan hacerlos, pero que tocan hacerlos. El deber es lo primero.

Si dejas que tus sapos se sienten, pierdes tu día temiéndoles. Si te llenas de dudas viéndolos, menos sabrás que hacer. Pero si te los comes de inmediato, entonces te los quitas de encima para enfrentarte a las cosas que te emocionan y te inspiran.

11. Uno de los malos hábitos de creer que todo es urgente.

También necesitarás dominar la tiranía de lo urgente. La tiranía de lo urgente se refiere a la tendencia de las pequeñas cosas que deben hacerse ahora y que se interponen en lo que realmente importa.

Esto crea un gran problema ya que las acciones urgentes a menudo tienen poco impacto. La clave aquí es eliminar o delegar. De lo contrario, puedes encontrarte días, o incluso semanas, sin tocar las cosas importantes.

Tendrás que ser bueno para detectar incendios cuando se interrumpe el camino de tu desempeño, y deberás eliminar o delegar lo que obstaculiza el impulso real.

12. Aprende a decir que no.

‘No’ es una palabra poderosa que todos tenemos que aprender a manejar. Cuando tengas que decir que no, evita frases como las de ‘no creo poder’ o ‘no estoy seguro’.

Decir no a un nueva tarea afianza tu compromiso con las tareas que ya tienes existentes y te da la oportunidad de cumplirlas con éxito y eficiencia.

Muchas investigaciones llegado a la conclusión que mientras más dificultad tengas para decir que no, es más probable que experimentes estrés, agotamiento e incluso depresión.

Aprende a decir que no, y mejorarás tu estado de ánimo, así como tu productividad.

Reuniendo todos los malos hábitos.

Algunos de estos hábitos pueden parecer menores, pero suman. La mayoría equivalen a una elección personal entre placeres inmediatos y duraderos. Después de todo, el peor hábito es perder la noción de lo que realmente te importa.

Continúa leyendo: 6 Pequeños hábitos saludables que te harán más inteligente y productivo.

Registra tus datos aquí: