Es muy común escuchar “odio mi trabajo” en muchos empleados. Si estás pensando eso no permitas que tu trabajo te reste fuerza mental que necesitas para pensar, sentir y actuar lo mejor posible.

Estar día tras día en un trabajo que no te gusta puede afectar gravemente tu bienestar. Si realmente odias tu trabajo, es probable que tu desdén también afecte tu vida personal.

Quizás pases los domingos temiendo el lunes, y dirás “si odio mi trabajo, ¿Qué voy a hacer allá?”. Pero esto solo hace que pierdas preciosos minutos de tu fin de semana. O tal vez llegas a casa del trabajo todos los días de mal humor y está afectando la relación con tu familia.

De nada sirve decir “odio mi trabajo”, abandonarlo por impulso y acabar en otro que odies más.

No es de extrañar que estar en un trabajo que odias puede agotarte la fuerza mental. Pero puedes tomar medidas para mantenerte lo más fuerte que puedas, incluso cuando se encuentra en circunstancias difíciles.

Estos elementos te permitirán mantenerte mentalmente fuerte cuando por tu cabeza pasen frases como: odio mi trabajo pero necesito el dinero; odio mi trabajo y quiero trabajar en otra empresa; odio mi trabajo pero quiero crear mi propia empresa.

1. Enfócate en las cosas que puedes controlar.

Si bien puedes sentirte tentado a perseverar en el hecho de que tu jefe es un imbécil o que tu compañía tiene políticas ridículas, no desperdicies tu valiosa energía en cosas que no puedes controlar.

Concéntrate en controlar cómo responder a las personas y las circunstancias en las que te encuentras. Pon todo tu empeño en controlar tus emociones, expresar y responder a los problemas de manera productiva.

Le puede interesar: Inteligencia emocional: 6 Hábitos de personas que manejan bien sus emociones.

2. Establecer límites saludables si odio mi trabajo.

límites saludables si odio mi trabajo

Si te estás volviendo resentido con un compañero de trabajo que monopoliza tu tiempo o te estás enojando con alguien que trata de tomar crédito por tu trabajo, es una señal de que tus límites han sido violados.

Es incómodo hablar y decir cosas como “No voy a continuar esta conversación” o “En realidad, soy el que terminó ese informe”, pero es importante establecer límites en los comportamientos a los que no vas a tolerar.

3. Quejarte frente las personas que pueden ayudar.

Expresar tus inconformidades con tus compañeros de trabajo por unos minutos puede sentirse bien por un rato, pero quejarse frente a las personas que no pueden hacer nada para solucionar la situación, puede hacer más daño que beneficio.

Un estudio de 2015 encontró que cuando los empleados se quejaban de alguien a un colega, sus estados de ánimo se desplomaron y su compromiso disminuyó durante dos días.

Repasar una experiencia difícil con un compañero de trabajo hace que se quede en tu mente aún más tiempo.

Si necesitas ayuda para tratar con alguien, ve a un supervisor o al departamento de recursos humanos. Habla con alguien que pueda ayudar a resolver el problema si es necesario.

4. Usar la hora de almuerzo con prudencia.

almorzar con prudencia si odio mi trabajo

No almuerces en tu escritorio. Haz algo que relaje tu mente y tu cuerpo y estarás mejor equipado para afrontar la tarde.

Un estudio de 2018 encontró que la mejor manera de rejuvenecer durante un descanso para almorzar es participar en ejercicios de atención plena.

Las personas que practicaron la meditación consciente durante unos minutos en el almuerzo experimentaron niveles más altos de bienestar al final de la jornada laboral.

Crear ese búfer puede evitar que traigas el estrés laboral a casa contigo.

5. Dormir bien y hacer ejercicio.

Si tus colegas o tu jefe te maltratan, la investigación indica que es más probable que maltrates a tus seres queridos cuando llegues a casa.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Florida Central, la mejor forma de evitar las frustraciones de tu familia es dormir mucho y hacer ejercicio.

Las personas que eran físicamente activas y que dormían más tenían menos probabilidades de maltratar a sus familias después de haber sido maltratadas por un compañero de trabajo difícil.

Leer también: Estilo de vida saludable: 15 Claves para construir hábitos de éxito.

6. Encontrar un amigo si odio mi trabajo.

Encontrar un amigo si odio mi trabajo

Haz un buen amigo en el trabajo y aumentarás la satisfacción de tu lugar de trabajo en un 25 por ciento. Incluso si nada más cambia, tener un amigo cercano con el que conversar en los pasillos puede ayudar a sentirte mejor en tu trabajo.

Iniciar una conversación con la gente que te rodea. Y no tengas miedo de compartir información personal o hacer preguntas para conocer a las personas en un nivel más profundo.

La verdadera amistad en la oficina se puede construir sobre una base común, algo que compartes fuera de la oficina, en lugar de solo quejas similares sobre el jefe.

7. Si odio mi trabajo, establezco un plan de salida.

Un ambiente de trabajo tóxico te desgastará con el tiempo, sin importar qué tan fuerte sea. Crea un plan de salida claro que identifique cuándo y cómo te irás.

Entonces, si no te gusta tu trabajo, necesitas una luz al final del túnel. Ya sea que decidas que buscarás otras opciones una vez que tus préstamos hayan sido cancelados o si aceptas quedarte en la empresa durante un año más para ver si puedes ser transferido a otro departamento. No te resignes a 48 horas de sufrimiento cada semana por toda la vida.

Mantenerte fuerte.

A veces las personas piensan que la fuerza se trata de alimentar a través de cualquier cosa, incluso en situaciones tóxicas e insalubres. Pero, renunciar a tu trabajo no es un signo de debilidad. A menudo es un signo de fuerza.

Porque si antes decías “odio mi trabajo” al final acabarás diciendo “odio mi profesión”.

Es importante crear un entorno propicio para desarrollar la fuerza mental. Si, a pesar de tus mejores esfuerzos, tu trabajo te está agotando, cambia tu entorno.

Conseguir un nuevo trabajo, o iniciar una nueva carrera, puede ser clave para desarrollar el músculo mental que necesitas para alcanzar tu mayor potencial.

Ver también: Bienestar emocional: 8 Consejos para mejorar su salud emocional.

Odio mi trabajo, por eso quiero emprender.

Esta es una opción que no debes descartar. Hoy en día vemos cómo muchas personas se han abierto camino en la ruta del emprendimiento. No es fácil, deberás cambiar muchos hábitos y desarrollar otros nuevos.

Tampoco es fácil, porque el resultado que esperas quizás no llegue cuando lo quieres. Pero hoy somos afortunados de contar con Internet, que se ha convertido en el vehículo para los nuevos emprendedores.

Internet ha hecho que las probabilidades de éxito para un emprendedor aumenten. Hoy en día hay muchas formas de ganar dinero por allí sin necesidad de invertir mucho capital.

Lo único que necesitas es la determinación y la disciplina de crear un mejor futuro para tu familia.

Ya sabes, si por tu cabeza ronda la frase “odio mi trabajo”, ya sabes que tienes muchas alternativas para mejorar tu mentalidad y que no te veas afectado por las malas circunstancias que eso crea.

Continúa leyendo: Cómo ganar dinero por Internet: Las 5 formas más confiables de hacerlo.

Libros Recomendados:

libros recomendados odio mi trabajolibros recomendados

Te invitamos a que seas parte de nuestra comunidad.

Registra tus datos a continuación para que sigamos conectados. Tenemos mucha información valiosa para ti, pero sobretodo muchas sorpresas y regalos.

Registra tus datos aquí: