Entender qué es la inteligencia emocional significa estar preparado para enfrentar y resolver los grandes retos que la vida pone en tu camino.

Por lo tanto, tienes la obligación de buscar las mejores formas de mejorarla y potenciarla todos los días.

Con el pasar del tiempo, la inteligencia emocional cada vez está tomando más fuerza entre las personas, debido a la necesidad en ellos de identificar, comprender y gestionar sus emociones.

Además, es muy importante porque favorece las relaciones sanas entre las personas, de modo que aquellos con alta inteligencia emocional tienen más probabilidades de alcanzar el éxito.

Entonces, si está buscando saber qué es la inteligencia emocional y cómo construir tu inteligencia emocional, ¿por dónde empiezas?

¿Qué es la inteligencia emocional?

qué es la inteligencia emocional

Para entender qué es la inteligencia emocional, primero veamos su definición.

Daniel Goleman definió la inteligencia emocional (IE) como el conjunto de habilidades y características que impulsan el desempeño del liderazgo.

La inteligencia emocional se refiere a la capacidad de una persona para manejar y controlar sus emociones.

Además, la capacidad de controlar las emociones de los demás. En otras palabras, también pueden influir en las emociones de otras personas.

Más allá de saber qué es la inteligencia emocional, debes tener en cuenta que esta es una habilidad muy importante en el liderazgo.

Se dice que tiene cinco elementos principales, tales como: autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía y habilidades sociales.

Componentes de la inteligencia emocional:

Vamos a definir cada uno de los cinco elementos principales que componen la IE. De esta forma podemos tener un concepto más integral de lo que es la inteligencia emocional.

Controlar estos componentes significa prepararte para aprender a controlar tus emociones.

  • Autoconciencia.

Si eres consciente de lo que estás pasando, estarías en una mejor posición para entender a los demás y afectar a las personas que te rodean.

También significa que eres consciente de tus fortalezas y debilidades. Cuando experimentes ira, mantén ese momento y piensa qué te hizo enojar tanto. Llevar un diario siempre ayuda.

  • Autorregulación.

La autorregulación es el siguiente paso en el que piensas antes de hablar. Es un aspecto importante donde puedes regularte.

Esto impactará a otros de una manera positiva en lugar de negativamente. Hazte responsable en caso de que cometas un error e intenta mantener la calma en cada situación.

  • Motivación.

Cuando estés motivado para hacer una serie de tareas, estarás en una mejor posición para influir en los demás.

Trabaja hacia tus objetivos de manera consistente. Muestra a los demás cómo se hace el trabajo y lidera con el ejemplo. Incluso si te enfrentas a un desafío, intenta encontrar algo bueno sobre la situación.

  • Empatía.

Cuando puedes ponerte en el lugar del otro y pensar en una situación, se conoce como empatía. Todos los líderes exitosos deben saber cómo empatizar con los demás, si desean ganarse el respeto.

Esto te llevará a ser un buen líder para influenciar positivamente en las personas que te rodean.

  • Habilidades sociales.

Este es uno de los aspectos importantes. Las habilidades sociales tienen que ver con comunicar tu punto de vista. Serás capaz de establecer una buena relación con los demás, lo que hace que la relación sea más cómoda.

Consejos para mejorar tu Inteligencia Emocional.

consejos para mejorar la IE

A continuación se describen una serie de consejos claros y prácticos que puedes implementar en tu rutina diaria, la mayoría de los cuales toma solo unos minutos al día.

Estos consejos de vida te permitirán entender mejor qué es la inteligencia emocional y cómo adaptarla a tu vida para mejorar como persona.

Aquí estos 21 de los más importantes:

1. Pregunta y reflexiona.

Tómate un tiempo esta semana para responder algunas de las siguientes preguntas. Luego, pregúntaselas a alguien de confianza.

  • ¿Cómo afectan mis estados de ánimo a mis pensamientos y toma de decisiones?
  • ¿Cómo describiría mi estilo de comunicación y su efecto en los demás?
  • ¿Qué rasgos en los demás me molestan? ¿Por qué?
  • ¿Me resulta difícil admitir cuando estoy equivocado? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Cuáles son mis puntos fuertes? ¿Cuáles son mis debilidades?

Piensa profundamente sobre las respuestas, usándolas para comprenderte mejor tus emociones.

2. Usa un vocabulario emocional.

Cuando un médico trata de diagnosticar un problema, te pedirá que describas el dolor que estás sintiendo.

Es posible que te pidan que utilices palabras como agudo, sordo, ardiente, dolor, cólico, pesado, dividido, punzante, palpitante y sensible.

Cuanto más específico seas, más fácil será para tu médico diagnosticar el problema y prescribir el tratamiento adecuado.

Funciona de manera similar con nuestras emociones: al usar palabras específicas para describir tus sentimientos, es más fácil llegar a su causa raíz, lo que te permite lidiar mejor con ellos.

Entonces, la próxima vez que experimentes una fuerte reacción emocional, toma un tiempo para procesar no solo lo que estás sintiendo, sino también el motivo.

Intenta poner tus sentimientos en palabras. Luego, determina lo que quieres hacer sobre la situación.

3. Pausa.

Si sientes que comienzas a responder emocionalmente frente una situación, haz una pausa. Detenerte es la mejor respuesta que puedes dar en ese momento, y el silencio el elemento más importante.

Si es posible, ve a dar un paseo. Una vez que hayas tenido la oportunidad de calmarte, vuelve y decide cómo quieres avanzar.

Tómate el tiempo necesario para reflexionar y pensar bien las cosas antes de continuar. Si es necesario, apóyate en buenas frases para empezar el día con alegría y motivación.

4. Utiliza el truco de los 3 segundos.

Si tiendes a ponerte el pie en la boca, aceptas los compromisos demasiado rápido o dices algo que luego lamentarás, hazte esta tres preguntas rápidas antes de hablar:

  • ¿Es necesario decir esto?
  • ¿Es necesario que lo diga yo?
  • ¿Necesito decir esto ahora?

En cambio, si eres más introvertido y encuentras a menudo que más tarde desearías haberte expresado en un momento o situación específica, pregúntate:

  • ¿Me arrepentiré de no hablar más tarde?

Las preguntas correctas pueden ayudarte a manejar tus reacciones emocionales y evitar arrepentimientos.

5. Ajusta tu volumen.

Cuando hablas, las otras personas reaccionarán con el mismo estilo o tono que elijas. Si lo haces con una voz tranquila y racional, responderán de manera similar. Gritas, y empiezan a gritar también.

Si una discusión comienza a intensificarse, concentra tus esfuerzos en “volver a comenzar” suavizando el tono y bajando la voz. Te sorprenderás de cómo tu pareja sigue tu ejemplo.

6. Piensa antes de abordar temas sensibles.

Antes de volver sobre un tema delicado, piensa detenidamente dónde y cuándo hablar, con el objetivo de tener una discusión calmada y racional.

También es importante considerar cómo reintroducir el tema. Por ejemplo, comenzar con una disculpa, con una expresión de gratitud, o reconociendo el acuerdo con la otra persona, puede llevarla a bajar la guardia y estar más abierto a lo que tienes que decir.

7. Avanza rápido.

Si la emoción está nublando tu juicio, toma un momento para avanzar rápidamente y considera las consecuencias de tus acciones, tanto a corto como a largo plazo.

Hacerlo puede ayudarte a lograr claridad mental y tomar decisiones acertadas de las que te sientas orgulloso.

Otros consejos simples de aplicar diariamente:

No se trata simplemente de saber qué es la inteligencia emocional. Recuerda que todos estos consejos te ayudan a ponerla en práctica diariamente, y así podrás disfrutar de su resultado.

8. Aprende de las emociones negativas.

Si te encuentras luchando con emociones negativas, pregúntate: ¿Qué me dice este sentimiento? ¿Puedo usar esta emoción para motivarme a hacer un cambio?

Unos buenos libros de liderazgo te pueden ayudar a reforzar esta característica en tu forma de pensar.

9. Aprende de los secuestros emocionales.

Un “secuestro emocional” es una situación en la que pierdes completamente el control de tus emociones.

A menudo, se trata de una serie de circunstancias o eventos que culminan en una acción que te empuja “al límite”.

Cuando experimentes un secuestro emocional, intenta examinar lo que sucedió preguntándote:

  • ¿Por qué reaccioné como lo hice?
  • ¿Qué cambiaría si pudiera hacerlo de nuevo?
  • ¿Qué podría decirme a mí mismo la próxima vez que me ayude a pensar más claramente?

Una vez que comienzas a comprender por qué reaccionaste de la manera en que lo hiciste, puedes entrenar tu reacción por defecto para que respondas de manera diferente la próxima vez.

10. Aprende a decir no.

Es genial ser amable y servicial con los demás, pero tiene sus límites. Si respondes sí a todas las solicitudes de tu tiempo y energía, te pones en el camino del agotamiento.

Y recuerda, cada vez que dices que si a algo que realmente no quieres, en realidad estás diciendo que no a las cosas que sí quieres.

11. Pide una opinión.

Ser especifico. Por ejemplo, los autores Sheila Heen y Douglas Stone aconsejan preguntar a tu gerente o un colega de confianza:

  • “¿Qué cosa que me ves haciendo (o no hacer) que me detiene?”

La respuesta te ayudará a encontrar soluciones para mejorar tu inteligencia emocional.

12. Convierte las críticas en comentarios constructivos.

Cuando recibas críticas, resiste la tentación de tomarlas personalmente. En su lugar, enfócate en responder dos preguntas:

  • Dejando de lado mis sentimientos personales, ¿qué puedo aprender de esta perspectiva alternativa?
  • ¿Cómo puedo usar estos comentarios para ayudarme a mejorar?

Recuerde que la mayoría de las críticas están enraizadas en la verdad. E incluso cuando no lo es, dan una ventana valiosa en la perspectiva de los demás.

13. Aprende de la alabanza.

La próxima vez que alguien te felicite, agradece a esta persona cortésmente. Más tarde, pregúntate lo siguiente:

  • ¿Qué puedo aprender de esta recomendación?
  • ¿Qué hice bien? ¿Cómo puedo repetirlo?
  • ¿Quién me ayudó a desempeñarme bien? ¿Puedo, a su vez, agradecer o alabar a la persona que me elogió también?

14. Practica la empatía.

Cuando una persona te habla de una lucha personal, escucha atentamente. Resiste la tentación de juzgar a la persona o situación, interrumpir y compartir tu experiencia personal o proponer una solución.

En su lugar, concéntrate en comprender cómo y por qué: cómo se siente la persona y por qué se siente de esa manera.

Entonces, pregúntate:

  • ¿Cuándo me he sentido similar a lo que esta persona ha descrito?

Una vez que tenga una mejor comprensión de cómo se siente la persona, intenta relacionarte con sus sentimientos.

Esto lo puedes encontrar en los cursos de coaching, donde te enseñarán a compaginar con los sentimientos de otras personas.

Las personas influyen en lo que es tu inteligencia emocional.

las personas influyen en la inteligencia emocional

El éxito de una inteligencia emocional está en la capacidad que tienes de relacionarte con lo demás. Estos consejos te ayudarán a que logres conseguir lo que quieras de las personas.

El secreto principal para lograr eso es: Trátalas bien, sé amable y agradece por todo lo que tienes a tu alrededor.

15. Elogia a los demás.

Durante un mes, programa 20 minutos a la semana para reflexionar sobre lo que aprecias de alguien que es importante para ti. Podría ser tu otro significativo (u otro miembro de tu familia), un amigo, un socio comercial o un colega.

Luego, toma un momento para escribirle a esta persona una breve nota, llámala o ve a verla en persona.

Cuenta específicamente cómo te ayudan o qué valoras de ellos. No trates ningún otro tema o problema; solo muestra algo de amor.

16. Lucha contra el miedo con conocimiento.

Esfuérzate por identificar situaciones en las que otros usan el miedo para influir en tus sentimientos y acciones.

Ya que tendemos a temer lo desconocido, investiga los hechos y considera opiniones opuestas antes de emitir un juicio o tomar una decisión. Esforzarse por ver el cuadro completo.

Esto te ayudará a salir de tu zona de confort para vencer los miedos que no te dejan hacerlo.

17. Aprende a decir “lo siento”.

Probablemente no hay dos palabras más difíciles de decir que las siguientes: “Lo siento”.

Pero al aprender a reconocer tus errores y disculparte cuando sea apropiado, desarrollarás cualidades como la humildad y la autenticidad, que naturalmente atraerán a otros hacia ti.

Además, recuerda que disculparse no siempre se trata de lo correcto y lo incorrecto; Se trata de valorar tus relaciones más que tu ego.

18. Perdona.

Negarse a perdonar es como dejar un cuchillo en una herida: nunca se da la oportunidad de curarse así mismo.

En lugar de aferrarse al resentimiento mientras la parte ofensiva sigue adelante con la vida, el perdón también le da la oportunidad de seguir adelante.

19. Sé honesto pero con respeto.

Ser auténtico significa compartir tus verdaderos pensamientos y sentimientos con los demás, darse cuenta de que no todos estarán de acuerdo contigo y estar de acuerdo con eso.

Pero la honestidad debe ser practicada con respeto si se quiere ganar el respeto de los demás.

La autenticidad no significa compartir todo sobre ti, con todos, todo el tiempo. Significa decir lo que quieres decir, es decir, lo que dices pero mantener tus valores y principios por encima de todo lo demás.

20. Mantén la guardia alta.

Ten cuidado con las personas que buscan constantemente acariciar su ego, impulsar una relación a niveles para los que no estás listo, o son rápidos para mostrar afecto, pero luego pierden la paciencia o encuentran otras formas de “castigarte” cuando no consiguen su camino.

Si una relación parece estar avanzando demasiado rápido, no tengas miedo de ralentizar las cosas. Y no tengas miedo de decir no cuando sea apropiado.

21. Controla tus pensamientos.

Cuando experimentas una situación negativa, es difícil controlar tus sentimientos. Pero cuando te enfocas en tus pensamientos, puedes controlar tus reacciones a esos sentimientos.

Continúa leyendo: Inteligencia emocional: 6 Hábitos mentales de las personas que manejan bien sus emociones.

Libros Recomendados:

Qué es la inteligencia emocional libros recomendadoslibros recomendados de Daniel Goleman

Registra tus datos aquí: