Las compras compulsivas han existido desde siempre. Se caracteriza por la incapacidad de controlar los propios gastos, lo que a menudo conduce a problemas financieros y otras consecuencias.

Sin embargo, recientemente han surgido algunas tendencias nuevas que han hecho que sea aún más difícil para las personas que padecen el trastorno de compras compulsivas lidiar con su adicción.

Distraídos por la tecnología, las redes sociales y otras actividades digitales, los compradores compulsivos ahora pueden comprar a un ritmo más rápido que nunca.

Por lo tanto, para evitar que la adicción a las compras se convierta en un inconveniente en tu vida, es importante entender cómo piensas y por qué haces lo que haces.

¿Cómo saber si eres comprador compulsivo?

eres comprador compulsivo

Los compradores compulsivos tienen un sentido de urgencia en sus compras. Además, tienden a justificar sus acciones con técnicas de racionalización como:

  • “Merezco esto”.
  • “Me lo merezco porque valgo la pena”.
  • “Me lo merezco porque estoy trabajando duro”.

Estos, a su vez, tienden a gastar más dinero en bienes materiales y menos tiempo en otras actividades.

Además, se centran en su sentido de logro al comprar y su capacidad para superar a los demás.

Entonces, para saber si eres un comprador compulsivo, debes hacerte estas preguntas:

    • ¿Tengo problemas para controlar mis compras por impulso?
    • ¿Siento que me estoy perdiendo algo si no lo compro?
    • ¿Es más probable que compre cuando me siento estresado?

Consejos para evitar las compras innecesarias.

1. Conoce bien tu bolsillo.

conoce bien tu bolsillo

La mejor manera de asegurarse de que nunca termines con una factura de tarjeta de crédito que no puedas pagar es conociendo tus finanzas. Esto significa comprender cómo administrar el dinero.

Por consiguiente, el primer paso para gestionar tus finanzas es saber cuánto ganas realmente cada mes y cuáles son tus gastos.

2. Define un presupuesto.

El presupuesto de compra es un método para establecer un límite al dinero que estás dispuesto a gastar en la compra de cosas que deseas o necesitas en tu vida.

Por esta razón ayuda a evitar los gastos excesivos y las compras compulsivas. La forma de lograrlo es poniendo un tope máximo a lo que estás dispuesto a gastar cada mes o año.

3. Crea un listado para comprar.

crea un listado para evitar compras compulsivas

Las listas de compras son una excelente manera para quienes tienen tendencias de compras compulsivas realicen un seguimiento de lo que necesitan y quieren.

También ayudan a las personas a controlar sus impulsos al darles una idea sobre lo que deben buscar en la tienda.

Entonces, siempre antes de salir de casa, realiza un listado de las cosas que necesitas y compra solo lo que incluiste allí.

Y no te dejes llevar de los descuentos y promociones porque terminarás gastando más del doble de lo presupuestado.

4. Evita comprar solo.

En caso que se te dificulte mucho controlarte al momento de ir de compras, entonces mejor hazlo acompañado.

Dile a alguien que vaya contigo para que ayudarte a evitar las compras innecesarias que te hacen botar dinero.

El papel de esta persona será que compres únicamente las cosas por las que fuiste a la tienda. Además, de ser posible, que te vigile para que no excedas el presupuesto.

5. Paga en efectivo.

evitar compras compulsivas pagando en efectivo

La idea de pagar en efectivo es evitar caer en compras compulsivas, al llevar solo el dinero que vas a gastar para comprar únicamente lo que necesitas.

Entonces, lo que debes hacer es dejar tus tarjetas en casa, incluyendo la o las tarjetas de crédito. Estas últimas son las más peligrosas para los compradores compulsivos.

Esta es una forma efectiva de monitorear tus gastos hormiga y establecer límites en tus compras.

6. Atención con la tarjeta de crédito.

Aunque ya lo mencionamos anteriormente, vale la pena explicarlo mejor. Ahora bien, ten mucho cuidado con las tarjetas de crédito y evitar usarlas en compras innecesarias.

Recuerda que ellas siempre tendrán disponible una importante suma de dinero para gastar, por el cual tendrás que responder más adelante a un mayor costo.

En pocas palabras, tendrás que responder por el dinero que gastaste, sus respectivos intereses y algunos gastos financieros.

Lo mejor que puedes hacer es aprender cómo usar una tarjeta de crédito para sacarle el mayor provecho.

7. Cuidado con las emociones.

cuidado con las emociones

Las compras emocionales son un hábito común al que muchas personas sucumben fácilmente. Pueden estar comprando algo solo porque les apetece o por las emociones que desencadena.

Por eso la mejor manera de evitar las compras emocionales es ser consciente de sus propios desencadenantes e impulsos.

También debes saber lo que realmente quieres y si de verdad lo necesitas antes de comprarlo.

Evitar las compras emocionales puede ser difícil al principio, pero con la práctica, mejorará en controlar sus impulsos.

8. Ojo con las compras por Internet.

ojo con las compras por Internet

Internet nos ha facilitado comprar cosas y recibirlas directamente en nuestra puerta. Sin embargo, con la facilidad de comprar viene un gran problema si no lo sabemos controlar.

Y es que esto también puede tener un efecto negativo en nuestro comportamiento. La razón es que no hacemos conscientes de cuánto tiempo pasamos en línea y cuánto dinero gastamos en compras compulsivas.

9. Cuestiona tus compras.

Ahora bien, antes de gastar cualquier centavo pregúntate si estás comprando algo que verdaderamente necesitas.

También puedes preguntarte si existe algo más barato que puede reemplazar lo que estás por comprar. De esta forma lograrás ahorrar dinero rápido.

Esto también incluye la comida. Muchas veces compramos por impulso alimentos que no son buenos para nuestra salud, la mayoría de veces, incluso, más costoso.

10. Un profesional puede ayudarte.

La compra compulsiva si se controla a tiempo, puede convertirse en un trastorno que impacta en la vida de muchas personas.

Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es recurrir a un profesional de la materia. Lo ideal sería un psicólogo que te oriente profesionalmente a superar esta dificultad.

Recuerda que siempre será mejor una ayuda a tiempo a buscarla cuando la dificultad sea mayor. La solución será más rápida y efectiva.

Conclusión.

En conclusión, hay muchas maneras de evitar las compras compulsivas. Una es ser consciente de tus hábitos de gasto y tomar decisiones conscientes sobre lo que realmente necesitas.

Segundo, mantén un control más estricto sobre tu dinero. Esto incluye crear un presupuesto, utilizar el medio de pago más adecuado (efectivo) y al comprar, cambiar la emoción por la razón.

Pero lo más importante siempre será cuestionarte una y otra vez momentos antes de decidir una compra.

Cuéntanos abajo, ¿cuál de estos conejos aplicas o aplicarás para evitar las compras compulsivas? Si tienes un nuevo consejo, también escríbelo en los comentarios.

Continúa leyendo: 17 Errores financieros más comunes que cometes sin darte cuenta.

boletín final artículos GL

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete a esta comunidad de emprendedores digitales y conoce en exclusiva las nuevas formas comprobadas de ganar dinero por Internet.

Al suscribirse, acepta las políticas de privacidad de Grandes Logros para recibir noticias, contenidos, comunicaciones relacionados con la marca, gratuitos y premium.