Conocer las formas de cómo ser disciplinado es importante para alcanzar todas las metas y objetivos que te propones en la vida. La disciplina es el mayor obstáculo para evitar que la mayoría de las personas logren los niveles de éxito que desean.

Tómate un momento para procesar que si tuvieras la disciplina para hacer todo lo que sabes que debes hacer, incluso cuando no tienes ganas de hacerlo, más exitoso serás en el logro de tus metas personales y profesionales.

Entonces, seguro que quieres saber cómo ser disciplinado, porque me imagino que siempre estás en búsqueda de las mejores cosas para tu vida.

Pero primero que todo, debemos reconocer que ser disciplinado no es fácil. Para cambiar necesitarás de mucha fuerza de voluntad y el deseo de hacer las cosas en el momento indicado.

La disciplina es el hábito más difícil de hacer consistentemente, y es por eso que debes crear los hábitos para entender cómo ser disciplinado.

1. Haz el compromiso.

compromiso para ser disciplinado

Para alcanzar tus metas debes comprometerte a entender cómo ser disciplinado. Es así de simple. Ser disciplinado no es algo que tengas, es algo que haces. Disciplina cada hábito que tienes. Se disciplinado con tu salud física y nutrición.

Asigna responsabilidades antes del ocio, controla tus emociones reactivas, observa lo que dices y mantén una mentalidad positiva.

2. Mantente enfocado.

Revisa tus metas dentro de tu rutina de mañana antes de comenzar el día y revisa tus objetivos para el día siguiente antes de ir a dormir. Asegura de elegir un momento tranquilo. Un lugar donde puedas enfocarte y visualizar lo que quieres lograr a corto y largo plazo.

Esto te ayudará a establecer los objetivos más importantes en tu lista para el día siguiente. Mientras visualizas, mírate alcanzar tus metas e imagina los sentimientos de éxito que vendrán con esto. De esta forma, comienzas tu día con una mentalidad productiva y positiva.

3. Priorizar tareas.

priorizar tareas para ser disciplinado

Mientras planificas tu día, disciplínate para lograr las tareas que requieren el mayor esfuerzo y disciplina de tu parte. Elimina tus grandes factores estresantes.

Cuando realices primero tus tareas más estresantes, no solo comenzarás a hacer esto con más consistencia, sino que estarás menos estresado durante el resto del día, lo que te permitirá ser más productivo en otras actividades menos importantes. De esta manera, aprendes a convertir un desastre en grandeza.

4. Descansa lo suficiente.

Una clave importante para el éxito es tener la mente y el cuerpo listos y preparados para cada día. No hay nada mejor para la concentración y la capacidad de ser paciente que descansar lo suficiente.

Crea una rutina para acostarte que te ayude a relajarte y a cerrar el día. Lo que sea que te esté estresando antes de acostarte, haz un acuerdo contigo mismo para dejarlo ir. Lo que sea estresante puede ser manejado al día siguiente como la prioridad número uno.

Es una buena práctica escribir sobre tu día en un diario antes de dormir, donde termina mentalmente y emocionalmente el día y lo guardas.

Escribir también te ayuda a encontrar soluciones que disminuyan el estrés antes de acostarte. Este tipo de escritura es una excelente manera de liberar cualquier energía negativa que aún tengas del día.

En definitiva, debes aprender a dormir rápido y bien para descansar y recargar energías para el nuevo día.

5. Come por energía.

Una buena nutrición es igual a un cerebro más inteligente y una mejor energía. Comienza el día con un desayuno rico en proteínas y bajo en carbohidratos.

Para evitar un coma alimentario en el almuerzo, evita comer carbohidratos con almidón o beber alcohol. Come alimentos que estén limpios y vivos. Come verduras para tus carbohidratos y una carne magra para tus proteínas, y asegúrate de beber suficiente agua.

Manténte alejado de azúcares simples, demasiada cafeína y nicotina. Esto te ayudará a mantener tu energía fluyendo durante todo el día.

Asegúrate de empacar pequeños refrigerios, como barras de proteína o almendras, para mantener niveles óptimos de azúcar en la sangre. Al final, esto te ayudará a llevar el estilo de vida saludable que tu cuerpo y mente necesitan.

6. Haz las pequeñas cosas.

haz pequeñas cosas para ser disciplinado

Una buena forma de cómo ser disciplinado es concentrarse en hacer las pequeñas cosas que sabes que debes hacer. Por ejemplo, hacer la cama antes de salir de la casa, mantener limpio tu entorno, mantener el auto limpio y sacar la basura.

A medida que te disciplines para hacer las pequeñas cosas, te volverás más disciplinado al hacer las cosas más grandes y más importantes.

7. Seguir adelante.

Tomar decisiones con anticipación. Si decides hacer ejercicio todas las mañanas antes del trabajo, entonces no te permitas convencerte de ello, no importa cuánto lo desees.

Si vas a asumir un proyecto importante por la mañana, no adivines tu decisión por la mañana. La decisión está tomada, así que sigue con ella.

Sin seguimiento no tienes disciplina. Tu mente es a menudo tu mayor enemigo cuando se trata de seguir adelante, tratará de convencerte de la pereza y de hacer las cosas más tarde.

Debes ganar esta batalla si quieres aprender cómo ser disciplinado y mantenerte al día con todo lo que has planeado hacer.

8. Recompénsate.

Cuando logras las cosas que requieren tu disciplina, tu éxito será lo que recompensará tu esfuerzo. Cuando veas que el éxito que has creado explota justo delante de tus ojos, recompénsate cuando hayas terminado.

Sé feliz y orgulloso de ti mismo. Comparte con tus seres queridos lo que has logrado y lleva a todos a cenar contigo para celebrar tu arduo trabajo y los logros posteriores.

Siéntete bien con lo que estás haciendo. Cada vez que seas testigo de tu propio éxito, verás que has aprendido cómo ser disciplinado y tus buenos hábitos están dando sus frutos. Es esta recompensa lo que te motiva a mantenerte disciplinado.

Para mantenerte disciplinado, debes adoptar la mentalidad de “Solo hazlo”. No permitas que tu mente te convenza para que no hagas lo que tienes que hacer para lograr lo que te has comprometido a lograr.

Ataca cada día con el compromiso de ser disciplinado, saludable, mantener buena energía y mantener tu mentalidad motivada y positiva.

Ataca tus factores de estrés a primera hora de la mañana, de modo que puedas concentrarte en tus objetivos a más largo plazo durante el resto de tu día. Cuando eres disciplinado, estás menos estresado, lo que te convierte en un gran éxito.

Continúa leyendo: Qué es la autodisciplina y 10 formas poderosas de desarrollarla.

Te invitamos a que seas parte de nuestra comunidad.

Registra tus datos a continuación para que sigamos conectados. Tenemos mucha información valiosa para ti, pero sobretodo muchas sorpresas y regalos.

Registra tus datos aquí:

Fuente.